El cuento de nunca acabar

Siempre estamos a tiempo de llevarnos una nueva decepción o desilusión, siempre hay algún familiar, compañero de trabajo, amigo nuevo y etc. que muestra la hilacha y deja ver su cara.
Por lo menos para mi, para ese tipo de instancias dolorosas no hay nada que evite el sabor del trago amargo.
Ser falluto, es casi comparable a ser un traidor, manipulador o alcahuete y de esos encontré a varios en los últimos tiempos.
Hay algo que me impulsa a seguir para adelante, es tener la tranquilidad de poder gritar: YO DUERMO TRANQUILO!!!
Tener una sola cara, es una forma de rebeldía y que lindo que es ser rebelde.
Lo más importante es que la buena gente brilla en el alma y nos va iluminando el camino.

Comentarios

Leandro Albertini ha dicho que…
Que paso amigo ??!!! Quien te cago...??!!
Bueno despues lo hablamos en forma privada...lo importante es que vos tengas las cosas claras y por lo que veo eso es siempre asi...
Un abrazo !!

Entradas populares de este blog

¿Que te parece?

Nueva etapa